Saltear al contenido principal
  Teléfonos 24/7: 833.800.16.44 al 47

LA ENTRADA CELULAR DEL VIH (video)

Cuando el VIH penetra en el organismo lo primero que deberá lograr si la infección ha de ser productiva es unirse a sus células objetivo. El virión de VIH se unirá a dicha célula por medio de su proteína de envoltura o por proteínas de la membrana celular de una célula hospedera que previamente haya incorporado el virión. Esta interacción inicial entre la proteína de envoltura viral y cualquiera de estas proteínas provoca que se unan la proteína de envoltura viral con su receptor principal, la proteína CD4, que se encuentra, primordialmente en linfocitos T cooperadores (aunque la proteína CD4 también se halla en macrófagos y en células en el cerebro). La proteína CD4 consta de 433 aminoácidos y puede decirse que es la cerradura que abre la proteína de envoltura viral, que a su vez es un trímero glucosilado de heterodímeros de gp120 y gp41 (gp significa glucoproteína y las magnitudes representan los kilodaltones de peso molecular de éstas). Así, la subunidad gp120 es quien primero se une a la proteína CD4. Gp120 contiene cinco dominios relativamente conservados denominados C1-C5 y cinco lazos variables denominados V1-V5. Aquí, conservado y variable debe entenderse como genéticamente homogéneo y genéticamente heterogéneo (con su respectiva homogeneidad o heterogeneidad proteica). Cada una de las cinco regiones variables contiene una estructura de lazo formado por un enlace disulfuro que podemos considerar el nudo, aunque esto no ocurre en V5. Estos lazos variables son los que se exponen y, por lo tanto, presentan combinaciones diversas que por un lado confunden al sistema inmune y por otro (particularmente V3) permiten la unión a correceptores. Cuando la proteína de envoltura viral se une a CD4 se producen rearreglos conformacionales en V1 y V2 y, subsecuentemente, en V3. Al mismo tiempo, la proteína CD4 unida forma un puente doble de láminas b. Es aquí cuando se da la unión con un correceptor, mediada en parte por el lazo V3 de la proteína de la envoltura viral. Existen dos correceptores para el VIH, CCR5 y CXCR4, los VIH que se unen a CCR5 se denominan VIH R5 y los que se unen a CXCR4 se denominan VIH X4. Otros VIH se unen a ambos y se denominan VIH R5X4. Aquí es importante destacar que la transmisión del virus de una persona a otra se da entre virus R5 y R5X4 casi de manera exclusiva. Una vez unido receptor y correceptor la partícula viral es movilizada al sitio donde puede llevarse a cabo la fusión de membranas, en la que el péptido de fusión de gp41 se inserta en la membrana objetivo. Esta inserción provoca la formación de un bucle de seis hélices y otros cambios conformacionales de las moléculas que acercan las membranas hasta tocarse y fusionarse, lo que culmina con la interiorización del contenido viral en el citoplasma de la célula objetivo.

Q.F.B. Sergio Antonio Salazar Lozano M en C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba